Colocar titulo

Un día sufrí y lloré tanto por una persona que me di cuenta que mi felicidad dependía de esa persona. Al pasar el tiempo comencé a sanar mis heridas y llenar mis propios vacíos emocionales, desde entonces me juré a mi misma no volver a poner mi felicidad en manos de otro persona, siendo ahora responsable mi propia felicidad y de mis emociones, e internalicé que relación más importante es la que tengo conmigo misma, al final de cuenta es con quien estaré toda mi vida, además, la persona que tenemos a nuestro lado es un reflejo del amor que nos tenemos a nosotros mismos, así que tome la decisión de conocerme, superarme, quererme, aceptarme y ser cada día mejor, comenzando el cambio desde adentro.

Hoy por hoy, soy mi propio fuente de felicidad, mi mejor amiga, el amor de mi vida y cada día doy lo mejor de mi para fortaleza y cultivar la relación que tengo conmigo misma. Abrazo mis días buenos y los no tan buenos sabiendo que todo va a estar bien y que pasé lo que pasé siempre me tendré a mi.

¿Y saben una cosa? Amo quien soy hoy, amo el ser feliz conmigo misma, amo la capacidad que tengo de generar emociones positivas por mi misma, amo el poder darme lo que necesito o quiero sin tener que esperar que alguien lo haga. Amo estar justo donde estoy hoy. 

Así le doy gracias a esa persona que me hizo ver mis debilidades y sobre todo ser consciente una de las heridas más profundas que tenía. También me doy las gracias a mi misma por haber tenido la valentía de indagar en lo más profundo de mi para mirar y aceptar mis sombras. No fue fácil, pero sí necesario. 

Me gusto está frase:

Elije bien a tu pareja, pues es el reflejo del amor que te tienes a ti misma.