Limpiemos nuestra mirada

¿Qué quiere decir esto? 

Quiere decir que cuando nos miremos al espejo dejemos de mirar lo que no nos gusta, o aquello que desearíamos cambiar, dejemos de hablar de lo que no se nos da bien. Pasamos mucho tiempo y gastamos demasiada energía, comparándonos con los demás, criticándonos y fijándonos en nuestros “defectos” somos muy  duras con nosotras mismas, sin embargo nos preocupamos de cuidar a las personas que queremos, de ayudarlos si lo necesitan, nos asegurarnos de que estén bien y se sientan valorados, cosa que no hacemos con nosotras mismas.

Si hay alguien a quien siempre olvidamos de cuidar y tratar con el mismo amor es a nuestra propia persona y somos lo más valioso que tenemos, porque es con quien pasaremos el resto de nuestra vida. 

Seamos consciente de nuestro valor, con  el solo hecho de existir ya somos suficientes, no tenemos que demostrarle nada a nadie porque ya somos merecedoras y especiales. Eres hermosa, extraordinaria, no hay dos como tú y ese es tu poder.

 Comienza a cambiar tu mirada, enfócate en lo que te gusta, descubre tus cualidades y practícalas, habla solo de lo que quieres ver en tu vida, haz cosas que te aporten felicidad y bienestar, mantén una actitud positiva. Date la oportunidad de ser feliz, aceptarte y quererte incondicionalmente. Háblate y trátate bonito, como si fueses esa persona que tanto amas. No somos perfectos y lo más seguro es que nunca lo seamos. Así como tenemos debilidades y limitaciones, también tenemos cualidades y virtudes que nos caracterizan. Piensa más en ti, una vez que comiences aceptarte, a tratarte con amor, tu vida comienza a girar en direcciones nuevas y maravillosas.

“El amor a nosotros mismos es el regalo más importante que podemos ofrecernos, porque cuando nos amamos, no nos hacemos daño y tampoco se lo hacemos a ninguna otra persona ” Louise L. Hay-

¡Es que nada me funciona!

Algunas veces pasamos por adversidades y sentimos que es lo peor que nos puede  pasar. Sentimos que el mundo se nos cae encima, nos sumergimos en los pensamientos negativos que nos hacen sentir  aún peor, nos deprimimos,  buscamos ayuda profesional, leemos libros, y aún así  sentimos que no avanzamos y creemos que nada nos funciona. Llegamos a pensar que no tenemos solución o que todo está en nuestra contra.

¿Sabes por qué nada funciona? Porque el trabajo es solo tuyo,  te podrán ayudar, guiar,  darte todas las técnicas, las herramientas, las estrategias, los distintos puntos de vistas, todo para que salgas de esa situación. Sin embargo si tú no tomas acción y decides tomar la decisión de hacer ese cambio en ti, nada va a cambiar, eso viene de ti. Solo tú eliges como te quieres sentir, solo tú tienes la responsabilidad de iniciar el  trabajo interior.

 El problema no es lo que está pasando afuera, es lo que está pasando dentro de ti y por eso es tan importa entender e internalizar todo aquello que aprendes.

Solo tú tienes el poder de transformar tu vida y sanar tus heridas. 

 El cambio está en tu interior.  

¿Estaré en el camino correcto?

Cuando comencé el trabajo de autoconocimiento una de las cosas que más anhelaba era saber cuál era mi propósito. Con el tiempo descubrí que me apasiona ayudar a otras personas en su proceso de crecimiento personal, así que me dije; tal vez esté es mi vocación, y comencé a formarme como Coach de vida, sin embargo en muchas ocasiones llegué a dudar de mi decisión,  me preguntaba si realmente era este mi misión, y no era porque no me gustaba lo que hacía, sino porqué tenía miedo a equivocarme de camino.

Mientras seguía trabajando en mí, conocí sobre la espiritualidad y justo en ese momento mi creencia sobre el propósito de vida cambió, dándole un mejor sentido a la vida. Aprendí que vinimos a vivir diferentes experiencias para  evolucionar, saber lo que realmente nos gusta y lo que no, disfrutar e ir crear la vida que deseamos. Algunas personas dicen que estamos aquí para ser felices, y de cierta manera así lo es; porque la verdadera esencia de nuestro SER es la FELICIDAD. Cuando tomamos la decisión de ser felices estamos conectados con quien somos realmente. De esta manera comenzamos a elegir solo lo que nos hace sentir bien, nos enfocamos en lo que nos gusta hacer y por ende vamos atrayendo más cosas que nos agradan y así nos vamos alineando con todo lo que deseamos.

He aprendido que no tengo que buscar ese camino correcto o específico, porque nuestra intención es hacer todo lo que deseamos, siempre y cuando nos haga feliz. Si hay algo que te apasiona o te gustaría hacer ¡hazlo! Recuerda que si te hace feliz no puedes equivocarte porque estás justo en tu camino. Disfruta de tu experiencia, sé tú, haz lo que amas, vive tu momento presente, y acumula experiencias maravillosas, que al final es lo que cuenta. Ese es nuestro verdadero propósito