Gratitud

Yo no sabía exactamente qué significaba ser agradecido, ya que el significado que le daba era dar las gracias a alguien por algo, no sabía el poder que encierra este sentimiento. 

Hasta que un día  comencé a valorar y apreciar todo lo que me rodeaba. Desde entonces comencé a tomar consciencia de mi presente y fue algo maravilloso ya que todo lo que percibían mis ojos me hacían sentir un profundo aprecio y admiración, era como si estaba descubriendo un mundo nuevo, ya que antes siempre iba en automático, de un lado a otro pensando en el pasado, el futuro o lo que me faltaba, nunca me había detenido a ver lo que tenía frente a mí, no me daba la oportunidad de tomar consciencia de mi aquí y ahora. 

Cuando empece a practicar la gratitud mi vida comenzó  a cambiar mágicamente, todo se fue conectando y las cosas fueron llegando. El ser agradecida me ha enseñado que no podemos conseguir algo mejor si estamos peleados con esa situación, que es necesario aceptar y hacer las pases  para permitir que nuestro camino se abra y las cosas fluyan de la mejor manera. Aprendí a ver las adversidades como pequeños regalos que me invitan aprender y crecer. 

Hoy doy Gracias por cada una de las circunstancias que he vivido, ellas han forjado lo que soy hoy, y me han traído justo donde estoy  ¿Que si tengo todo lo que quiero? No, sin embargo tengo lo que necesito para ser feliz y sentirme plena.

El sentido de la Gratitud no es sólo sentirse feliz cuando tienes algo material, también es reconocer que nuestra existencia está llena de bendiciones, como por ejemplo; respirar, el poder de nuestros sentidos, el agua, la naturaleza y así un sinfín de cosas extraordinarias. 

Tenemos tanto porqué agradecer que muchas veces lo pasamos por obvias, o nos sumergimos en una queja constante que no nos damos cuenta del  privilegio que tenemos. Quejémonos menos, apreciemos y valoremos más. 

“La Gratitud es la clave que convierte los problemas en bendiciones y lo inesperado en regalos”

EL SOL BRILLANDO Y YO CIEGO

Reflexión/ Autor desconocido

EL SOL BRILLANDO…¡Y YO CIEGO! Estas palabras me las comentó hace muchos años un cieguito en un parque de Los Angeles, donde yo, como joven, me senté a pasar las horas del día sintiéndome muy triste y solo.  El cieguito, ya muy anciano, se entretenía en dar de comer a las palomas y entablamos conversación.

Le comenté hasta cierto punto algo de lo que estaba sintiendo y el ancianito me preguntó:

¿Has visto lo lindo que brilla el sol?

Sin darme cuenta quien me hablaba no podía ver, le contesté:

En realidad ni me  había fijado.

El anciano me contestó:

“ EL SOL BRILLANDO Y TU CIEGO…”

Han pasado muchos años de aquel encuentro y muchos años para darme cuenta que muchas veces vamos por la vida “CIEGOS”.  Nos levantamos con el “PROBLEMA” y caminamos todo el día con el “PROBLEMA” y el sol y la vida brillando a nuestro alrededor y no lo vemos.

No permitas que pase tu día sin mirar aquello hermoso que te rodea.  No pierdas ni un minuto más oscureciendo tu vida y la de otros a tu alrededor.  Todos tenemos problemas, pero recuerda que éstos son nuestra oportunidad para aprender y crecer.

QUE NO PASE UN DIA MÁS DONDE TERMINES DICIENDO:

“EL SOL BRILLANDO…¡Y YO CIEGO!”

——

Esta reflexión nos enseña que debemos valorar todo aquello que damos por sentado. Muchas veces vamos viviendo en automático, metidos de cabeza en los problemas, y las preocupaciones, esto no nos permiten ver más allá y ser conscientes de todos los privilegios y bendiciones que nos rodean. 

Le prestamos más atención al lado equivocado de la situación. Debemos aprender a disfrutar nuestro momento presente, apreciar y agradecer las pequeñas y grandes cosas que nos ofrece la vida. 

Las situaciones negativas nos traen enseñanzas, estos nos permite crecer y aprender. La mejor manera de resolver los conflictos es buscar soluciones. Práctica vivir tu momento presente.

A veces estamos tan ciegos que no nos damos cuenta que el sol brilla ante nuestros ojos.

Cómo dejar de preocuparse por el que dirán

Les comparto mis aprendizajes en este largo camino en el que he ido aprendiendo a manejar el miedo al que dirán.

*Es muy importante el auto-conocimiento/ Saber quien eres realmente, tener claro cuáles son tus valores y metas. Que esas metas sean más grandes que tus miedos.

*Aceptar y creer en tu valor propio/ Es necesario amarte, respetarte y creer en ti

*Es imposible gustarle a todo el mundo/ Lo hagas bien o no, siempre habrá gente que critique. Debemos aprender a vivir con eso. 

*No te tomes las cosas personal/ Si sabes quién eres realmente no tendría porque afectarte las opiniones de los demás. De ser a si, es algo en lo que debes trabajar.

*No eres la única persona con miedos e inseguridades/ Muchas veces creemos que somos los únicos que vivimos estas situaciones, y no es así, todos tenemos miedos e inseguridades, pero pocos se atreven a mostrarlo o decirlo. No estás solo en esto, hay muchos como tú y como yo.

*Somos humano perfectamente imperfectos/ Y como tal cometemos errores y nos equivocamos, es parte de nuestra experiencia de vida y aprendemos de ellos. No se trata de hacer las cosas perfectas, si no ser auténticos.

*Reconocer y aceptar tus miedos y limitaciones/ Para poder mejorarlos o cambiarlos primero debemos ser consciente de ellos.

*Eres tú él  único o la única responsable de tú vida, y si permites que decidan por ti, estarás entregando tu poder a los demás y vivirás una vida que no es la tuya.

*Tomar acción/ Dar ese primer paso, por muy pequeño que sea, lo importante es enfrentar ese miedo que muchas veces maximizamos y vemos como un monstruo, ya luego que lo enfrentas te darás cuenta que no era tan grande y tan malo de como lo veías.

*Celebra tus avances/ Es bueno que te felicites y celebres tus avance y cada logro alcanzado. Esto te motiva a seguir avanzando. Siéntete orgulloso de ti.

*Que es lo peor que puede pasar/ Está frase me ha ayudado a dar ese primer paso, ya que me hace reflexionar sobre lo peor que pudiera pasar y las probabilidades de que eso pase son muy pocas.

El miedo al que dirán nos limita, nos estanca, no nos permite avanzar, disfrutar, ni vivir nuestra propia vida ¿Saben una cosa? Nosotros mismos somos nuestros peores críticos y no hay otra persona más pendiente de ti, que tú mismo(a) 

Es hora de darle voz a tu propia esencia 

“ Lo que otros piensen de ti no es importante, lo más importante es lo que tú creas de ti mismo”