La Naranja de Wayne Dyer

El psicólogo y escritor Wayne Dyer decidió comenzar su conferencia sobre Desarrollo Personal en Toronto/Canada de una manera muy diferente. Con una naranja en mano, le preguntó al público:

 –Si exprimiera esta naranja, ¿qué saldría?

Ante las miradas incrédulas de los presentes, Dyer entabló el siguiente diálogo con un joven brillante de unos doce años que estaba sentado en la primera fila.

El joven, sorprendido, le contestó:

– Zumo de naranja, ¡por supuesto!

– ¿Crees que podría salir zumo de manzana de ella?

– ¡No! – le respondió sonriendo el joven.

– ¿Y zumo de toronja?

– ¡Tampoco! – negó categóricamente.

– ¿Qué saldría de ella?

– Zumo de naranja.

– ¿Por qué? ¿Por qué cuando exprimo una naranja sale zumo de naranja?

El joven estaba visiblemente confuso, probablemente pensaba que Dyer le estaba tomando el pelo, pero aún así respondió:

– Bueno, es una naranja y eso es lo que hay dentro.

Dyer asintió con la cabeza y prosiguió:

Vamos a suponer que esta naranja no es una naranja, sino que eres tú y alguien te aprieta, ejerce presión sobre ti, dice algo que no te gusta, te ofende. Y sale de ti  ira, odio, rencor, miedo.

¿Por qué sale todo eso?

La respuesta, como nuestro joven amigo dijo, es porque eso … es lo que hay dentro.

Es una de las grandes lecciones de la vida.  ¿Qué sale cuando la vida te aprieta? ¿Cuando alguien te hace daño o te ofende? Si la ira, el dolor y el miedo salen de ti, es porque eso es lo que hay dentro.

No importa si el que te aprieta es tu padre, madre, tu hermano, tus hijos, tu jefe, el gobierno, si alguien dice algo de ti que no te gusta, lo que sale de ti es lo que hay dentro, y  lo que hay dentro de ti es tu elección.

Cuando alguien ejerce presión sobre ti y vuelcas en otros todo menos amor, es porque eso es lo que has permitido que permanezca en tu  interior. Una vez que quitas todas esas cosas negativas que no quieres en tu vida y las reemplazas poramor, te encontrarás a ti mismo viviendo una vida maravillosa.

En muchas ocasiones culpamos a todo lo exterior a nosotros por nuestro enfado o frustraciones y algunas  veces esos sentimientos ya estaban dentro de nosotros y esas situaciones solo nos muestran lo que hay en nuestro interior.

De esta manera tenemos que estar conscientes de nuestras reacciones y comprender de dónde provienen para poder sanar nuestro interior. 

Así, la parábola de la naranja deja una lección tan sencilla como profunda. La manera en la que respondemos a las acciones de los demás no tienen que ver con ellos, sino con nosotros mismo.

“No culpes a todo lo exterior, mira en tu interior”

Ojalá un día…

Ojalá un día te tomes el tiempo de conocerte y te des cuenta de lo maravillosa que eres y lo mucho que vales, que no hay dos como tú, porque eres única en el mundo. 

Ojalá un día te des cuenta  que eres  una mujer extraordinaria que se merece todo lo mejor que nos ofrece la vida. 

Ojalá un día te aceptes tal y como eres, con todas tus imperfecciones, debilidades y malos momentos. 

Ojalá y un día te hables bonito y te trates como tratas a las personas que más amas. 

Ojalá un día al mirarte al espejo te digas; WOW QUE HERMOSA SOY!

Ojalá y un día te pongas como prioridad, pienses  más en ti y aprendas a poner límites.

Ojalá un día te sientas orgullosa de ser quien eres y de todo lo que has logrado. 

Ojalá y un día te des cuenta del camino que realmente quieres recorrer.

Ojalá un día aprendas a escuchar tu corazón que siempre te guiará hacia donde  deseas ir.

Ojalá un día te des cuenta de lo valiente y fuerte que eres. 

Ojalá un día te des cuenta que no necesitas demostrarle nada a nadie porque con el solo hecho de existir ya te hace suficiente y merecedora.

Ojalá un día te des cuenta que eres amor, alegría y felicidad, esa es tu verdadera esencia.

Ojalá un día te des cuenta de tu poder y te permitas brillar.  

Ojalá un día te des cuenta que ese amor que deseas sentir, te  lo puedes dar tú misma. 

Ojalá un día puedas amarte a solas y en silencio, en donde tú seas tu mejor compañía. 

Ojalá  un día te des cuenta que no necesitas a nadie para ser feliz. 

Ojalá y un día te des cuenta  cómo se ilumina tu rostro cada vez que sonríes.

Ojalá un día te des cuenta que hay una sola cosa que cura todo problema y  es  el amor propio. Ojalá un día te ames tanto que todo lo que busques lo encuentres en tu interior.

ÁMATE

Ama tu respiración, que te mantiene vivo.

  Ama tu cuerpo, es el que te hace estar en la tierra.

 Ama tu piel, que protege tus órganos.

Ama cada partícula tu organismo, que trabaja día y noche para mantenerte sano(a).


Ama tu hermosa sonrisa, que ilumina tu rostro.

Ama tus huellas, que te hacen ser único en el mundo.

Ama tú corazón, que a cada instante te dice que te ama. Solo debes callar la mente por un momento, escuchar y sentir sus latidos.

Ama la persona que eres, porque eres un ser único, extraordinario y valioso.

Ámate y  sabrás lo maravilloso que es sentir ser amado(a).


                                                                                              -MARIA DEL MAR-